Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,


Una vez que la boda ha pasado, toca poner las cosas en orden. Hay novias que deciden guardar ciertas cosas como recuerdo, por ejemplo guardan su vestido de novia, sus zapatos de novia, su ramo de novia, etc. Pero, ¿cómo conservar el ramo de novia? A continuación te damos varias ideas para que permanezca intacto durante mucho tiempo. ¡Toma nota!

En primer lugar y antes de la boda tienes la opción de elegir entre llevar un ramo de flores naturales o uno compuesto por flores preservadas. ¿Qué son este tipo de flores? La preservación es una modalidad de secado sofisticada que consigue que las flores conserven un tacto y aspecto completamente natural. ¡Como recién cortadas! Por lo tanto, ya antes de la boda tienes la opción de elegir entre unas y otras.

Ramo de novia de flores preservadas de Flores en el Columpio
Ramo de novia de flores preservadas de Flores en el Columpio
  • Si eliges flores naturales en tu boda…

Si optas por las naturales, una vez pase la boda, puedes guardarlas de enmarcándolas y creando un bonito cuadro (esta opción no puede hacerse con todo el ramo, sino sólo con ciertas flores) o secando el ramo en sí para conservarlo como tal.

Ramo de novia de flores naturales. Foto: Jen Huang Photography
Ramo de novia de flores naturales. Foto: Jen Huang Photography

Siempre es recomendable acudir a los profesionales de cada sector para que el resultado sea perfecto. Pero, si te atreves y eres una ‘manitas’, ponte a ello y seguro que consigues que el ramo de flores se conserve tal y como lo llevaste en tu boda. ¿Cómo hacerlo?

1.Colgándolo boca abajo

Sí, esta es la forma más sencilla. Se trata de secar tu ramo de novia dándole la vuelta. El lugar elegido debe ser oscuro, seco y que tenga ventilación. Con esta técnica las ramas y las hojas no pueden secarse, sólo las flores.

Para este tipo de secado debes dividir el ramo en pequeños ramitos, colando las flores a diferentes alturas y atándolas para colgarlas. Tras tres semanas, estará listo para ser “reconstruido”. Cuando lo tengas formado, rocía sobre él laca o barniz (todo en aerosol) para proteger las flores del polvo y de la roturas.

Ramo de flores con peonías y rosas. Foto: Oliver Fly Photography
Ramo de flores con peonías y rosas. Foto: Oliver Fly Photography
Ramo de flores. Foto: Vicent Hébet
Ramo de flores. Foto: Vicent Hébet

2. Secado con glicerina

Esta opción es válida tanto para flores como para hojas. Se trata de un alcohol líquido que permitirá que guardes tu ramo de flores en buen estado. Para ello debes llenar un recipiente con agua y glicerina a partes iguales en el que después sumergirás el ramo de novia. Allí lo dejarás tres semanas para que esté listo y deberás vigilar que el color de las flores, hojas y tallos sea más o menos el mismo.

Si te preguntas cuándo retirarlo, además de haber pasado las tres semanas, el truco es tocar los pétalos de las flores y ver que estos están flexibles. Por último, antes de colocarlo en el lugar ideal, se recomienda lavar las flores con un poco de agua y jabón, poniéndolas a secar con mucho cuidado.

Ramo de novia con flores y hojas. Foto: Ether & Smith
Ramo de novia con flores y hojas. Foto: Ether & Smith
Ramo de novia. Foto: Karen Wise
Ramo de novia. Foto: Karen Wise

3. Secado con gel de sílice

Esta tercera técnica consiste en que las pequeñas bolas porosas absorben la humedad del ramo. Para ello es necesario poner en un recipiente una base de estas bolitas de gel (con unos 10 centímetros es suficiente). Después coloca el ramo encima y cúbrelo con otra capa de las propias bolas. Tras ello, cierra el recipiente y mantelo en un lugar seco y donde la temperatura apenas cambie durante cuatro días aproximadamente.

Al igual que en la anterior técnicas es remomendable revisar a los días si todo va bien, no cambia el color excesivamente, etc. En este caso, también es necesario. El objetivo es saber si las flores ya están secas o todavía les falta un poco.

No tengas más de siete días el ramo en contacto con las bolitas porque podrían quemar los pétalos y romperlos. Una vez veas que está seco, retira suavemente los restos del gel con un pincel para evitar que se rompa algún pétalo o flor.

Ramo de novia. Foto: Renee Hollingshead Photography
Ramo de novia. Foto: Renee Hollingshead Photography
Ramo de novia. Foto: Renee Hollingshead Photography
Ramo de novia. Foto: Renee Hollingshead Photography

Por último y por si estás a las puertas de tu “sí, quiero”, recuerda que te enseñamos cómo elegir el peinado de novia, qué joyas llevar el día de la boda o cómo elegir la música de la boda.

***

Innovias: vestidos de novia de alta costura low cost

www.innovias.es